Warning: session_start() expects parameter 1 to be array, string given in /home/customer/www/rzimlatam.com/public_html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 287
«EFICIENCIA Y RESISTENCIA» – RZIM Latam

«EFICIENCIA Y RESISTENCIA»

Cuando se trata de hacer ejercicios, muchos nos preguntamos: ¿Cuánto tiempo tomará o cuántos ejercicios tengo que hacer?» Esperamos que entre más corto sea, mejor. Científicos en la universidad de McMaster en Hamilton, Ontario han investigado los beneficios de entrenamientos de menor duración y mayor intensidad. Ellos descubrieron que los beneficios aeróbicos fueron tan altos como de los que habían entrenado por más tiempo.(1) Un profesor mencionó, «Si tú eres una persona como yo que solo quiere estimular la salud y el estado físico pero no tienes 45 minutos o una hora al día para ejercitarte, nuestra investigación muestra que tú puedes obtener grandes beneficios con un simple minuto de ejercicio intenso.»(2) Son buenas noticias para todos los que sienten que no tienen suficientes horas en el día.

 

Sin embargo, aunque estas noticias sean buenas para algunas personas, yo me preocupo cada vez más de todas las estrategias y los planes que hacen nuestra vida más eficiente. Desde el libro en inglés One Minute Manager (El Ejecutivo al Minuto) hasta el libro One Minute Workout (El Entrenamiento de un Minuto), la abreviación de nuestras vidas parece endémica. Si alguien necesita una versión más ligera, rápida o corta, siempre hay una «app» (aplicación) más eficiente. Pero, me preocupa lo siguiente, ¿qué le pasa a nuestra actitud de resistencia en el ascenso de la eficiencia?

temas_pix_eficiencia_resistencia

En cambio, el escritor Malcolm Gladwell en su libro Outliers (Fuera de serie) dijo que antes de que alguien se pueda convertir bueno en algo, es necesario que dedique diez mil horas de práctica intencional. Él cita a Mozart, Bill Gates, y a los Beatles como ejemplos de brillantes artistas e inventores cuya paciente práctica y disciplina empezó a una edad temprana.(3) De hecho, muchos artistas sugieren que su expresión creativa es algo que debe ser practicado—ejercitado como si fuera un músculo. Un logro significativo—en cualquier área—es alcanzado cuando está atado a la disciplina, y al incansable compromiso de práctica, rutina, y estructura. El pintor Wayne Thiebaud una vez dijo que «un artista tiene que preparar sus reacciones mucho más que las otras personas. Él tiene que ser tan disciplinado como un matemático. La disciplina no es una limitación sino una ayuda hacia la libertad.»(4) Tristemente, los puntos de vista de Thiebaud y Gladwell son a menudo de la minoría, en nuestra época tan apresurada.

Las suposiciones acerca de nuestra vida espiritual a menudo son similares a las suposiciones acerca de la eficiencia. Frecuentemente, el deseo de ver resultados medibles crea expectativas poco realistas. A menudo queremos Vida Espiritual en un Minuto, que produce crecimiento sin ataduras y transformación instantánea. Anticipamos el fluir constante de «experiencias buenas» surgiendo a través de nosotros. Si no experimentamos estas cosas o si constantemente no experimentamos algo nuevo e instantáneo en el ritmo de adoración, oración, o estudio, entonces creeremos que algo no está bien. Desafortunadamente, nosotros evitamos la naturaleza repetitiva de rutina y disciplina.

Ritual, disciplina, compromiso, y estructura parecen ser barreras para el crecimiento, en lugar de ser el campo donde el crecimiento espiritual es nutrido y alimentado. El deseo por eficiencia nos atrae a querer una vida espiritual tipo ósmosis—un proceso en el cual tenemos poco control o responsabilidad.

No hay tres pasos fáciles para una vida espiritual saludable, ni hay pasos de una guía eficiente para mayor transformación. En su propia vida, Jesús hizo esta conexión entre el crecimiento y la disciplina. En el evangelio de Juan él exhorta a sus seguidores a «permanecer» en él—literalmente descansar y tomar sustento de la vida que ofrece Jesús.(5) En Jesús, de alguna manera, el descansar es contrario a la eficiencia. También, mientras permanecemos se nos dice: «Como el Padre me amó, también yo los he amado; permanezcan en mi amor. Si guardan mis mandamientos permanecerán en mi amor; como yo también he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Estas cosas les he hablado para que mi gozo esté en ustedes y su gozo sea completo.»(6) Jesús insiste que el gozo fluye de una vida de disciplina y obediencia que incluye guardar sus mandamientos. No son esfuerzos independientes pero íntimamente encomendados a producir una vida en abundancia.

¡Que irónica puede parecer esta declaración cuando la mayoría no relacionamos el gozo con la disciplina y la resistencia! Nuestra vida diaria frecuentemente se siente como una rutina monótona. Entendemos el deseo de encontrar un atajo que trae emoción y resultados inmediatos. Pero el gozo no es un sentimiento ni tampoco depende de los caprichos de nuestra personalidad. El gozo es el resultado de una vida en Jesús—quien ofrece el ritmo del descanso, la rutina, y la disciplina. Seguir el camino de Jesús se puede sentir un tanto tedioso como difícil, ya que sin duda es tedioso y difícil a veces. Pero la obediencia disciplinada no es una barrera hacia la plenitud del gozo, sino más bien es una puerta que se abre hacia la perdurable presencia de Dios. Allí nos encontramos a alguien que produce algo hermoso y que permanece.

 

temas_pix_margaret_manning*Margaret Manning Shull es un miembro del equipo de conferencistas y escritores del Ministerio Internacional de Ravi Zacharias, reside en Bellingham, Washington.

Artículo publicado el 24 de Mayo del 2016
Traductor voluntario: Jose Cañas

(1) Gretchen Reynolds, “One Minute of All-Out Exercise May Have Benefits of 45 Minutes of Moderate Exertion,” www.NYTimes.com, accessed May 20, 2016.
(2) Ibid.
(3) As cited by Timothy Egan, “The One Minute Life,” www.NYTimes.com, accessed May 20, 2016.
(4) As cited by Clint Brown, Artist to Artist: Inspiration & Advice from Artists Past & Present (Corvalis, OR: Jackson Creek Publishers, 1998), 87.
(5) John 15:4-5.
(6) John 15:9-11.