Warning: session_start() expects parameter 1 to be array, string given in /home/customer/www/rzimlatam.com/public_html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 287
En Preparación para la Navidad – RZIM Latam

En Preparación para la Navidad

La temporada de Navidad es una temporada de preparación. Preparamos nuestros hogares para los invitados, decoramos y cocinamos comidas especiales, y compramos regalos mientras anticipamos la llegada de la Navidad. En general, nos ocupamos de los preparativos debido a la alegría y el gozo que anticipamos con la llegada del día de Navidad. Pero la temporada cristiana del Adviento, que culmina con la celebración del nacimiento de Jesús, esta también es una temporada de preparación completamente diferente.

 

El primer momento de Adviento llama a los cristianos a preparar sus corazones a través del arrepentimiento por el día del Señor. Porque el Adviento no sólo mira hacia el nacimiento de Jesús como un bebé, sino también a su venida como el Mesías y Rey. Los pretéritos profetas de la antigüedad pregonaban a un Mesías que anunciaría el reino de Dios; pero el preludio de su venida sería una purificación con justicia. El profeta Malaquías advirtió: “¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿o quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores”(1). La llegada del «día del Señor» traería una limpieza cataclísmica. Como el fuego de un refinador que quema las impurezas de los metales preciosos, el Señor purificaría a los sacerdotes de Leví y establecería justicia. Haciendo eco a esta tradición profética, la voz de Juan el Bautista cientos de años después llamó al pueblo a preparar el camino del Señor. Juan llamó a una preparación de arrepentimiento genuino, como los profetas desde Isaías hasta Malaquías lo habían hecho: «Preparen el camino del Señor, enderecen sus caminos».

 

Como Isaías previó, el arrepentimiento preparó el camino para el Mesías venidero. El Mesías vino como fuego purificador, y rebajó todo monte y collado ante el juicio de los injustos. Dietrich Bonhoeffer lamentó este tema perdido de la preparación del arrepentimiento en un sermón de Adviento que predicó en 1928:

 

«Es muy notable que nos enfrentemos al pensamiento de la venida de Dios con tanta calma, cuando antes los pueblos temblaban ante la idea del día de Dios…. Nos hemos acostumbrado tanto a la idea del amor divino y de llegada de Dios en Navidad que ya no sentimos el temblor de miedo que la venida de Dios debería avivar en nosotros. Somos indiferentes al mensaje, sacando sólo lo agradable y placentero y olvidando el aspecto serio, en el que el Dios del universo entero se acerca a la gente de nuestra pequeña tierra y nos reclama como suyos. La llegada de Dios no es sólo una buena noticia, sino que es una noticia aterradora para todo aquel que tenga conciencia. Sólo cuando hemos sentido lo terrorífico del asunto, podemos reconocer su incomparable bondad. Dios viene en medio de lo malo y de la muerte, y juzga el mal en nosotros y en el mundo. Y al juzgarnos, Dios nos limpia y santifica, llega a nosotros con gracia y amor.»(2)

 

La temporada de Adviento pretende preparar los corazones a través del arrepentimiento, porque Dios vendrá de nuevo y juzgará al mundo con justicia y a los pueblos con rectitud. Los profetas también tenían la intención de preparar a los corazones arrepentidos mientras miraban la entrada de Dios a este mundo mediante Jesucristo. Tal arrepentimiento no nos deja con el temor o la vergüenza de nuestra perdición. Más bien, el arrepentimiento que viene de Dios prepara el camino de esperanza, esperanza que en Jesús, la justicia y la misericordia de Dios se unan. Isaías anunció un resultado esperanzador de la preparación del arrepentimiento: «Toda carne verá la salvación de Dios… Como un pastor Como pastor apacentará su rebaño; en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente a las recién nacidas» (Isaías 40:5-11). El Dios que juzgará al mundo con justicia es el mismo Dios que reúne a la gente como un pastor y cuida el rebaño con dulzura. Los más vulnerables, los corderos y las ovejas recién nacidas, no serán olvidados.

 

La temporada de Adviento exige los preparativos para el arrepentimiento. Es un arrepentimiento que reconoce la necesidad de cambio. Es un arrepentimiento que trae esperanza a una cultura ocupada por otras preparaciones, un arrepentimiento que trae esperanza en la amorosa justicia de Dios.

Margaret Manning Shull
Margaret Manning Shull
Margaret es redactora para A Slice of Infinity en la oficina de RZIM Atlanta

 

(1) cf. Malaquías 3:1-4.
(2) Dietrich Bonhoeffer, A Testament to Freedom: The Essential Writings of Dietrich Bonhoeffer. Ed. Geffrey B. Kelly and F. Burton Nelson (New York: HarperSanFrancisco, 1995), 185-186.