Warning: session_start() expects parameter 1 to be array, string given in /home/customer/www/rzimlatam.com/public_html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 287
Regalos indescriptibles – RZIM Latam

Regalos indescriptibles

¿Qué hace que un regalo sea «indescriptible»? Me pregunto cuál ha sido uno de los regalos más significativos que has recibido. Probablemente sí puedas encontrar palabras para señalar aquel regalo, pero podría ser difícil describir la atención e intención que implicó ese presente: de qué forma ese obsequio se conectó con tus preferencias e intereses, cómo se sintió tan particularmente “tuyo”. Ese elemento del regalo es lo que podemos llamar “indescriptible”.

 

El apóstol Pablo reflexiona sobre la entrega que Dios hizo de su Hijo, y nos muestra a este regalo o don como «indescriptible». Seguramente, Pablo puede describir (y así lo hace) aquel regalo, Jesús, en las doctrinas de la encarnación, expiación y resurrección; sin embargo, lo que hace que este regalo sea “indescriptible” es el sentido de admiración y asombro en la intencionalidad, el costo y sobre cómo este regalo nos encuentra, en el lugar y la condición en la que estamos. Tal sensación de admiración es lo que llevó al apóstol a expresar su gratitud y alabanza, y no puede evitar el hecho de dejar que su asombro guíe sus pensamientos hacia aquel Dios amoroso y personal que daría un regalo así. 

 

En el contexto más amplio de su epístola a la iglesia de Corinto, Pablo afirma que este regalo debería llevarnos también hacia otra dirección. En este momento de su ministerio, el apóstol se encontraba en la misión de recaudar apoyo financiero para los pobres que se hallaban en la iglesia de Jerusalén. Parece ser que esta necesidad era grave y, al mismo tiempo, estratégica, ya que Jerusalén era el epicentro del joven movimiento cristiano. Parte del impulso de Pablo al escribir esta carta era alentar a los corintios a cumplir su promesa de dar generosamente a la iglesia que se hallaba en necesidad. El anhelo de Pablo no era que aquel regalo “indescriptible” de Dios en Jesús solo llevara a la iglesia a alabar, sino también a ser generosa con los necesitados.

 

Nicholas Roerich, Regalos, tempera sobre cartón, 1909.

 

Hoy vivimos rodeados de carencias y somos conscientes de las personas necesitadas en nuestras vidas, comunidades y en todo el mundo. Más allá de buenos deseos, nuestra respuesta a menudo puede ser sentirnos culpables y, en ocasiones, dejar que esa culpa sea lo que nos impulse a dar; sin embargo, la culpa no es la motivación sugerida en este diálogo con la iglesia de Corinto acerca de preocuparse por los pobres. Pablo lo expresa de la siguiente manera: «cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre».

 

¿Cómo te conviertes en un “dador alegre”? Pablo dice que solo puede venir de una “gracia superabundante”, es decir, proviene de Dios, pues solo Él puede otorgar aquello. En tal sentido, cuando pedimos a Dios está “gracia superabundante” para convertirnos en “dadores alegres”, ¿qué estamos pidiendo exactamente?

 

Primero, creo que Pablo nos haría pedir ojos para ver a los necesitados a nuestro alrededor, lo cual puede significar “ojos” para ver a quienes Dios ha puesto en nuestras vidas con necesidad financiera, relacional y espiritual, y a quienes Dios nos podría guiar a cuidar en esta temporada pandémica. ¿Quién podría estar solo en esta época del año?, ¿quién podría tener hambre? Así seas un seguidor de Cristo o no, estas son preguntas que podríamos hacernos y de hacer algo al respecto, podrían marcar una diferencia tangible en nuestro mundo.

 

Segundo, Pablo quiere que le pidamos a Dios el deseo de dar en primer lugar. Aquí es donde los cristianos tienen un potencial único para dar en formas que cambien el mundo. Pablo les recuerda a los corintios de dónde viene su deseo de dar, “porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos”. Lejos de recurrir a una razón de culpabilidad, Pablo apela a una motivación de asombro. 

 

Cuando le pedimos a Dios el deseo de dar, al mismo tiempo le pedimos que nos ayude a recuperar el asombro ante su propio «regalo indescriptible», el regalo de Cristo mismo, nuevos deseos comenzarán a crecer. Pablo sugiere que los dadores más alegres en este mundo son aquellos que están profundamente conscientes del propio “regalo de Dios” como la dádiva que nos sostiene. El apóstol afirma que en la medida en que hagamos esto, cuando el mundo vea tal desprendimiento y de dónde viene nuestra motivación, exclamarán en respuesta, “¡gracias a Dios por su indescriptible regalo!”. Es este el tipo de desprendimiento que consecuentemente apuntará hacia el Dador.

 

¿Qué es aquello por lo cual Dios quiere que ores?, ¿cómo puede Dios guiarte a dar?

 

 

Logan Gates
Logan Gates
Logan es un orador itinerante de la RZIM Canadá. El habla y da charlas en español, francés e inglés. Le apasiona ayudar a otros a encontrar a Dios explorando las grandes preguntas de la vida.

 

Traducción voluntaria por Jonathan Tejada